El emprendimiento tiene como objetivo crear un nuevo tipo de moldaje a base de hormigón, el cual no tendrá que ser retirado de la estructura en construcción.  

En el marco de la convocatoria Impulsa+ de la Incubadora Social PUCV, Gen-E, el equipo de Thetris conformado por el director, Marco Antonio Castillo; el ingeniero comercial, Diego Bernal; el ingeniero en construcción, Cristian Álvarez y el arquitecto, Manuel Hernández, lograron adjudicarse el fondo SSAF-Social de Corfo, financiamiento que será utilizado para validar y certificar el prototipo de su producto.

Thetris es un emprendimiento de la Región de Valparaíso que, mediante un nuevo tipo de moldaje hecho de hormigón que no tiene que ser retirado de la estructura, pretende mejorar los rendimientos en el proceso de construcción de las edificaciones actuales, ya que con este sistema se evita el descimbrado –retiro del moldaje- proceso engorroso y peligroso para el trabajador.

Los principales beneficios de este nuevo tipo de moldaje son: se reducen los tiempos de trabajo al no tener que descimbrar; no se producen desperdicios, ya que lo que generalmente ocurre con los moldajes que se utilizan actualmente y que están hechos de madera, es que tienen que ser retirados y no tienen una segunda utilidad, teniendo que ser botados o quemados, en cambio con este nuevo sistema el panel formará parte de la estructura; y por último se protegerá al trabajador de un proceso peligroso y que pone en riesgo su integridad física. Teniendo en cuenta esto, el beneficio va tanto para la empresa como para el trabajador.

En este contexto, el director del proyecto, Marco Castillo, nos conversó acerca del proyecto.

¿Qué pretenden lograr con su proyecto?

Primero que nada, certificar el producto ya que actualmente estamos fabricando los prototipos. Los materiales por si solos ya tienen certificaciones, así que lo que estamos haciendo es unir productos para formar uno nuevo. Posteriormente pretendemos vender el producto y en una segunda etapa instalarlo –ofrecer además del producto, un servicio-. Además, queremos reducir los niveles de desechos producidos por las empresas en los procesos de construcción, pero principalmente, cuidar a los trabajadores, evitando que realicen el descimbrado.

¿En qué momento te diste cuenta de que existía esa necesidad?

Trabajando, yo también he sufrido pequeños accidentes, pero en este trabajo si te descuidas un poco las consecuencias pueden ser fatales. Ahora la prevención de riesgo ha ayudado muchísimo a la construcción, pero también ralentiza todo y en el fondo lo que se requiere en este tipo de labores es productividad. Entonces existe una lucha constante entre la prevención y la producción y yo me puse al medio, en el sentido de proteger a mis compañeros y resguardarme a mí también. Es importante en la construcción cumplir con las normas, por eso la prevención y el autocuidado son tan fundamentales. Es por eso que hay que tratar de hacer las cosas mejor y yo ahí me enfoque en las dos partes, en la prevención, ya que el hecho de no descimbrar significa que habrá un proceso menos que ejecutar, el cual es peligroso para el trabajador, y lo otro es la producción, porque se van a acelerar los procedimientos al no tener que retirar estos paneles, entonces a todos les conviene.

¿Cómo ha sido el proceso de formación de proyecto?

Algo nuevo para mí, el haber llegado a esta incubadora ha sido una experiencia muy enriquecedora ya que las ideas que están en tu cabeza por fin empiezan a concretizarse. En un principio no sabía cómo darle una estructura al proyecto y cuando supe de Gen-E y llené el formulario, mi proyecto empezó a tomar forma. Además, yo no tengo estudios superiores, pero siempre he sido innovador y creativo, entonces que no me pidieran requisitos académicos en la postulación al fondo me ayudó a creerme el cuento.

¿Cómo trabajan en Thetris?

Mira, yo me tuve que retirar de mi trabajo para poder ejecutar al cien por ciento el proyecto, estaba de supervisor en una empresa constructora en San Antonio. Y con mi equipo estamos en contacto permanente, siempre nos vamos preguntando en que proceso estamos y nos vamos retroalimentando con ideas que cada uno aporta desde su área de especialidad. Nosotros pensamos que Thetris va a ser algo grande, tengo toda la fe en que vamos a generar un cambio sustancial dentro de la producción y dentro del campo de la construcción.

¿En qué etapa se encuentra actualmente el proyecto?

En la producción de los prototipos. Para postular al financiamiento tuvimos que conformar una empresa y ahora que lo obtuvimos, nos encontramos trabajando a toda máquina, queremos prontamente certificar el prototipo y de ahí a producir, es todo un proceso y el tiempo que nos dan para la ejecución del proyecto es acotado. Pero ya estamos acá y la verdad es que personalmente, estoy muy entusiasmado, porque a pesar de que antes he tenido mis propios emprendimientos este tiene una mayor perspectiva, es una especie de meta personal. Yo tengo hijos y hay que demostrarles que se puede.

¿De qué forma los ha apoyado Gen-E?

De todas las formas posibles, aquí me he sentido apoyado por profesionales. Pienso que se ha producido una simbiosis de conocimiento ya que yo también les he transmitido mis experiencias y ellos por supuesto me han enseñado todo lo necesario para llevar mi proyecto adelante. La incubadora me ha preparado para saber cómo enfrentarme a los evaluadores del proyecto, en cómo presentarme y, principalmente, en reconocer que tu proyecto es bueno. Yo creo que innovar es parte de mi esencia, siempre he sido inquieto y he hecho varias cosas en mi vida y cada cosa nueva que uno hace te llena de energía es por eso que con Gen-E y Thetris me he revitalizado.

¿Cómo tomaste la noticia de que les aprobaron el fondo?

Con mucha felicidad, yo iba viajando en tren al sur con mi bebé y mi señora cuando me llamaron, así que lo único que hicimos en ese instante fue celebrar. Siempre tuve fe en el proyecto y sentía que algo positivo venía y aquí estamos con todas las pilas puestas para lo que se viene.

¿Qué pretendes lograr en un futuro con este emprendimiento?

Obviamente un bienestar económico, si yo estoy bien mi familia está bien, y si ellos están bien uno puede desarrollarse más en aspectos sociales, que es lo que me mueve y me motiva. El saber que un compañero mío podía tener un accidente que lo dejara en situación de discapacidad me incentivó a crear Thetris.

Categories: INNOVACIÓN SOCIAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

INNOVACIÓN SOCIAL

Therapy: Consulta online para personas que sufren trastornos mentales

El emprendimiento permitirá optar a servicios médicos entregados por parte del equipo de Therappy a personas que vivan en sitios alejados. 06.03.2018 Therappy es una aplicación para personas que sufren trastornos mentales comunes como ansiedad, Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Senses siento que aprendo: material didáctico e interactivo que fomenta la comprensión lectora en escolares

El emprendimiento está dirigido a favorecer el aprendizaje de la lectura y escritura en niños, mediante un libro multisensorial que posee un formato lúdico, transportable e interactivo. 17.01.2018 Senses siento que aprendo, es un emprendimiento Read more…

INNOVACIÓN SOCIAL

Eclosiona Lab: productos fabricados a partir del reciclaje de residuos industriales

El emprendimiento pretende reducir los niveles de contaminación existentes hoy en día en Chile, fabricando nuevos materiales sustentables y así evitar la explotación de recursos naturales. 16.10.2018 El equipo compuesto por la directora y coordinadora Read more…